Aceptar o rechazar herencias

Herencia: ¿Aceptar o Renunciar?

Puede que alguna vez os hayan llamado para concurrir a la herencia de un familiar lejano, un amigo, o simplemente os planteéis qué hacer a la hora de recibir la herencia de vuestros padres. 

En estas líneas, trataremos de explicar de un modo sencillo las diferentes opciones que tenéis o lo que supone cada una de ellas. Para una información más técnica y detallada os recomendamos que contactéis con un despacho de abogados especializados en herencias

La primera idea que se nos viene a la cabeza al conocer que somos herederos, es la de ir corriendo a aceptar la herencia. Pero, ¿es esto siempre recomendable? Es muy importante que tengáis en cuenta desde el primer momento que no solo se heredan los bienes, sino que también se heredan las deudas

¿Cómo se acepta una herencia?

La aceptación de la herencia es un acto voluntario, que podéis realizar unilateralmente sin importar si el resto de herederos deciden aceptarla también o no. Debéis tener en cuenta, que la aceptación es irrevocable y que una vez manifestada vuestra voluntad no os podéis echar atrás. Por ello, es importante pararse a pensar en la forma de aceptar la herencia y las consecuencias que supone (ojo con las deudas).

La herencia se puede aceptar de forma pura y simple, o a beneficio de inventario:

La aceptación pura y simple, es la forma directa de aceptar una herencia sin ningún tipo de protección. No es recomendable en los casos en que tengamos dudas acerca de las posibles deudas que puedan existir. Pues si aceptamos de forma simple, responderemos de las deudas de la herencia con nuestro propio patrimonio además de con el patrimonio del fallecido. 

La aceptación pura de la herencia se puede realizar de forma expresa, en un documento privado o ante notario. Hay que tener en cuenta, que este tipo de aceptación también puede producirse de forma tácita, si realizamos algún acto que necesariamente conlleve nuestra voluntad de aceptar, como por ejemplo vender o ceder nuestro derecho sobre la herencia a otra persona. Importante, el pago del impuesto de sucesiones no supone la aceptación de la herencia.

La aceptación a beneficio de inventario, a diferencia de la anterior, supone que como herederos sólo estamos obligados al pago de las deudas de la herencia con el patrimonio de la misma. Es decir, nadie nos podrá obligar a pagar las deudas de la herencia con nuestros propios bienes, solo se pagarán con los bienes del fallecido hasta su límite. 

Para aceptar una herencia a beneficio de inventario, es necesario manifestar este tipo de aceptación ante notario, siendo este el encargado de instruir el inventario. De esta forma, se realizará ante notario un inventario de todos los bienes y deudas de la herencia, para pagar en primer lugar las deudas o los legados que existen, para que finalmente el heredero pueda aceptar el remanente de los bienes o renunciar a la herencia si no los hay. 

En cuanto al plazo que tenemos para aceptar la herencia, no hay un límite legal, si bien la jurisprudencia ha establecido el plazo de 30 años desde el fallecimiento.

¿Se puede renunciar a la herencia?

Como planteábamos anteriormente, sí es posible renunciar a una herencia. Si bien, para que la renunciar tenga validez debe realizarse ante notario en escritura pública (no es posible la renuncia tácita), y la renunciar debe realizarse después del fallecimiento del causante

El efecto que produce la renuncia, es que se entiende que nunca hemos poseído la misma. Esta opción es interesante y muy recomendable en los supuestos de herencias con más deudas que bienes, para así poder proteger nuestro propio patrimonio. 

Por último, indicar que existe un supuesto especial en que se nos puede obligar a aceptar una herencia. Es en el caso de que nosotros tengamos deudas con nuestros propios acreedores, y si estos se enterasen de que hemos renunciado al cobro de una herencia, podrían reclamarnos judicialmente la aceptación de la misma, si bien en este supuesto, se entendería aceptada a beneficio de inventario. 

Por todo lo anterior, os recomendamos analizar bien vuestro caso antes de decidir aceptar una herencia sin conocer realmente los bienes y las deudas que forman parte de la misma, de este modo podréis evitar posibles sorpresas nada agradables.  

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *