Cómo proponer una segunda cita

cita en el coche

Puede que creyeras que el momento más incómodo en una primera cita es el de la despedida. Un beso, dos besos, mil besos. Un abrazo o un simple hasta luego. Los nervios hacen que te suden las manos, el miedo al rechazo hace que apenas puedas articular palabra y es entonces cuando, aparte de dar el beso más torpe de tu vida, te olvidas de lo que realmente quieres: volverla a ver.

Porque cómo proponer una segunda cita es uno de los mayores dilemas a los que te vayas a enfrentar. A la cara o por mensaje, si deberías hacerlo en el acto o esperar a tener alguna excusa para volver a invitarla a salir… Todo son preguntas y a pocas consigues dar respuesta. Pero a continuación te lo explicamos.

Qué debes hacer para conseguir una segunda cita

En primer lugar, debes saber que depende mucho de cómo haya ido la primera cita, y en caso de que haya ido bien seguramente se te habrán presentado infinidad de oportunidades en las que proponérselo. Pero, sabiendo que lo más probable es que de primeras no te hayas dado ni cuenta, te ponemos en varias situaciones para explicarte cómo deberías proceder y así conseguir quedar con ella otra vez.

  • Tenéis cosas en común: Si durante vuestra charla descubrís que tenéis muchas cosas en común es un buen aliciente para proponerle un nuevo plan. Si lo vuestro es el cine ruso, comer queso, salir con patines… Da igual qué rarezas compartáis, seguro que lo podéis pasar bien compartiendo esos momentos juntos. Sugiérele que podríais veros un día y si es necesario pon de excusa que nunca encuentras a nadie con quien hacerlo.
  • Has sabido escuchar: Si lo has hecho, aunque a priori no tuvieráis muchas cosas en común todavía estás a tiempo. Seguramente de entre todas las cosas que te haya contado descubras por ahí algo con lo que la puedas seducir. Si te ha hablado de que le gusta un ilustrador en concreto puede que algún día veas que van a inaugurar una exposición suya a la que poder invitarla.
  • Estáis en la despedida: Y lo único que necesitas es ser sincero. Díselo: ‘Me lo he pasado muy bien, me gustaría repetirlo’. ¿Fácil no? Pues aun así parece que muchos se lo toman como si fuera un trabalenguas. Si se lo dices la cita quedará en el aire y podrás tantear el terreno. Verás cuál es su reacción y así sabrás si de verdad tienes una oportunidad de verla de nuevo.
  • Espera al finde: Este es uno de los mejores trucos. Cuando estés pensando en proponerle un nuevo plan lo mejor es que esperes al jueves ya que todavía no tendrá el finde planificado y podrá hacerte un hueco. Los contras de pedírselo entre semana es que fácilmente va a estar ocupada o tomará cualquier evento como excusa para decirte que no, y nunca sabrás si su rechazo fue real o deberías seguir intentándolo